Como parte de nuestros nuevos proyectos para el año 2021, nos complace anunciar nuestra participación en HortIvoire, un programa de formación en producción de hortalizas fuera del suelo que se dirige a jóvenes cultivadores y empresarios, y que presta especial atención a las mujeres. El objetivo del programa consiste en aumentar el rendimiento y la calidad, pero asimismo diversificar los tipos de cultivo en la Costa de Marfil.

Actualmente, la agricultura de la Costa de Marfil se basa sobre todo en la "agricultura comercial", destinada a la exportación, como el cacao, el hevea, el aceite de palma y el café. Esta situación hace que el sector agrícola dependa mucho de la especulación de los mercados. Los ingresos de las explotaciones familiares ya no son tan estables como hace 20 años. Por todas estas razones, el gobierno está buscando alternativas para resolver esta carencia. Como parte de la solución, la administración quiere centrarse en dos aspectos:

  1. Fomentar el empresariado agrícola para diversificar los tipos de cultivos.
  2. Capacitar a las mujeres para que se incorporen al mercado laboral y obtengan una emancipación económica.

HortIvoire está en plena consonancia con este objetivo ofreciendo formación práctica a esta población destinataria y dándoles una cualificación concreta para empezar a trabajar rápidamente. Además, HortIvoire contribuye a que la cadena alimentaria sea más sostenible al producir localmente y poner a disposición de los lugareños otros cultivos.

Consciente de que los esfuerzos son más eficaces cuando se realizan en colaboración con los socios, Van Iperen International trabaja codo con codo con Agrifer, su socio en Costa de Marfil, que es el promotor del proyecto, RijkZwaan, Resilience, INFPA y con el apoyo de la Embajada de los Países Bajos a través de las subvenciones de RVO (Rijksdienst voor Ondernemend Nederland) en el desarrollo de esta nueva iniciativa, HortIvoire.

HortIvoire: el concepto

HortIvoire, se centra en particular en el uso sostenible de insumos agrícolas como el sustrato, los fertilizantes especiales, las semillas de calidad y los productos de protección de cultivos, con la participación de jóvenes, mujeres y empresarios.

El programa pretende apoyar el empleo social entre los sectores vulnerables de la sociedad, por un lado, y la creación de una base industrial y productiva competitiva.

La modalidad de ejecución de estas acciones se centra en la creación de dos centros de formación práctica y demostración de producción de hortalizas, uno en Yamoussoukro y otro en Korhogo. En estos centros, los asistentes seguirán un programa educativo consistente en:

  • Una combinación de producción y formación interna denominada "Incubadora de Jóvenes". Los jóvenes seleccionados seguirán uno o varios cursos intensivos de formación de 6 meses de duración. De este modo, el alumno obtendrá las competencias técnicas y empresariales necesarias para gestionar con éxito una unidad de producción independiente y económicamente sostenible.
  • Servicios de formación y seguimiento de la producción a los pequeños productores de hortalizas existentes. Esto incluye formaciones en el terreno y seguimiento de la producción, demostraciones de hortalizas y jornadas de campo en los dos centros de formación.

Principales objetivos del proyecto

A través de los centros de formación y demostración, el consorcio espera alcanzar los siguientes objetivos A lo largo de 4 años (2020-2023), 320 jóvenes agricultores recibirán formación de agrónomos hortícolas profesionales. Con ello, adquirirán una práctica y unos conocimientos valiosos para dirigir una explotación hortícola por sí mismos o ser contratados por una empresa.

Además, esperamos organizar jornadas de campo para unos 4.000 agricultores en uno de los centros de formación. En estrecha colaboración con los agricultores, los participantes podrán adquirir nuevas experiencias sobre mejores insumos y prácticas agrícolas.

El papel de Van Iperen International

Junto con otros socios estratégicos, Van Iperen International participa en esta ambiciosa iniciativa y contribuye mediante actividades de formación y demostración. Dentro del consorcio, haremos:

  • Probar nuevos fertilizantes y soluciones innovadoras en los dos centros de formación.
  • Organizar actividades de demostración y días de campo por parte de nuestro personal con insumos gratuitos.
  • Proporcionar conocimientos y actividades de formación a los alumnos.

El programa de educación y formación

Para alcanzar los objetivos mencionados, el proyecto llevará a cabo las siguientes actividades durante el periodo del proyecto (2020-2023):

  • Los centros de formación contarán con instalaciones de formación de última generación, que incluirán aulas modernas, campos de formación práctica (incluyendo el cultivo protegido con el sustrato, sistemas de riego e insumos superiores) y residencias
  • La formación de los jóvenes cultivadores tendrá lugar dos veces al año en grupos de 15 a 20 estudiantes. Los alumnos estudiarán y trabajarán en la granja y se alojarán en la residencia. Los alumnos reciben una formación intensiva en el aula y en el trabajo sobre temas como la selección de variedades, el cultivo de semilleros, la gestión de la fertilidad del suelo y del agua, y la lucha contra las plagas.
  • Se organizarán demostraciones y jornadas de campo dos veces al año, en las que se presentarán nuevos productos y prácticas agrícolas. Cada día de campo atraerá al menos a 250 agricultores, lo que estimulará las ventas y la promoción de la marca de las empresas participantes.
  • Los dos centros de demostración mantendrán estrechos vínculos con los principales mayoristas y minoristas de los mercados urbanos (como Canaan Land) para vender hortalizas de calidad procedentes de la explotación. Para ello, se instalarán en los dos centros de formación instalaciones profesionales de envasado y refrigeración.

Los dos centros de demostración pueden ser financieramente autosuficientes, gracias a un sistema de recuperación de costes. Los centros de producción y formación tienen tres fuentes de ingresos principales:

  1. El primer flujo de ingresos es el de la venta de productos vegetales. Los alumnos no pagarán por la formación (sólo una cuota de entrada) sino que contribuirán en especie en la producción. Las ventas de estos rendimientos de alta calidad a los mercados locales de Korhogo, Yamoussoukro y Abidjan generarán suficientes beneficios para mantener las actividades de formación.
  2. Honorarios de los servicios de formación y seguimiento prestados a los productores y a las organizaciones de productores. La ambición es impartir el mejor curso de formación para la producción sostenible de hortalizas en el país.
  3. Por último, los centros de formación y demostración promoverán los insumos de las empresas participantes. Los beneficios/comisiones obtenidos con estos insumos se reinvertirán (en parte) en el centro de formación, especialmente para seguir sosteniendo las actividades de demostración y los días de campo (que se organizarán de forma remunerada en el futuro).

Sin embargo, en un principio se requiere una subvención de cofinanciación del gobierno holandés para contribuir a los costes iniciales de establecimiento de los centros de formación. El cambio hacia la producción intensiva de hortalizas, que implica una inversión de capital por parte de clientes y proveedores y una mayor colaboración entre las partes de la cadena de valor, se considera un cambio importante en el sector de las hortalizas. Esto implica sensibilización, innovación, medidas de riesgo y, por último, pero no menos importante, compartir la visión y las lecciones aprendidas entre las partes involucradas. Esto justifica la participación del gobierno holandés, como socio experimentado en innovaciones lideradas por el sector privado en áreas de alto riesgo.

Calendario del proyecto - ¿Qué está pasando?

Aunque HortIvoire comenzó el 1 de junio de 2020, se lanzó oficialmente a principios de julio durante una reunión virtual de lanzamiento entre los principales actores del proyecto y la embajadora de los Países Bajos en Abiyán, Yvette Daoud. En aquella fecha, se estaba construyendo el centro de formación y se esperaba formar a los primeros estudiantes a finales de 2020.

En septiembre de 2020, empezamos a preparar el terreno en el que se construirán los veinte invernaderos. Se colocaron pilares de hierro en el hormigón para que la estructura fuera más estable. Unas semanas más tarde, un total de 10 invernaderos fueron cubiertos con un film hortícola UV para un servicio duradero.

En diciembre de 2020, los primeros aprendices comenzaron el programa en los invernaderos. Un día muy emocionante para ellos y para todas las partes involucradas. El duro trabajo y los esfuerzos iniciales por fin dieron sus frutos.

En las primeras semanas de formación, los participantes comenzaron ese viaje de aprendizaje poniendo en práctica las primeras lecciones con la preparación del suelo y el proceso de plantación.

A mediados de enero, ya podíamos evidenciar la primera fase de desarrollo de los frutos. Con la fase de cuajado de los frutos, el proceso se vuelve más delicado, ya que los cursillistas deben aplicar los conocimientos agronómicos adquiridos durante las sesiones.

Al formar parte de HortIvoire, Van Iperen International quiere apoyar el desarrollo de los jóvenes fomentando sus habilidades y talentos para que entren en el mundo laboral con seguridad. Facilitar el acceso a las oportunidades de formación y educación ayudará a aumentar la empleabilidad de los jóvenes y a mejorar sus ingresos futuros. De este modo, podemos contribuir a promover el empleo social y las iniciativas de economía local a largo plazo.