La agricultura contribuye aproximadamente con el 10% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero causadas por actividades humanas. La producción y el uso de fertilizantes minerales contribuyen con aproximadamente el 2-3% de las emisiones totales, alrededor de una décima parte de las emisiones totales derivadas de actividades agrícolas. Por lo tanto, se solicita a los agricultores y a la industria agrícola que reduzcan significativamente y de forma rápida su huella de carbono.

Para conocer nuestra propia huella como Van Iperen International, hemos estudiado la huella del año pasado para el año 2021. Esto incluye todas nuestras actividades y productos que vendemos, y los cálculos se basan en bases de datos formales (como EcoInvent), cálculos de fábricas y estimaciones. Esto nos dará una referencia de nuestra situación actual y un punto de partida para reducir y reportar nuestra huella en los próximos años.

Diagrama del flujo de nuestra cadena de suministro

Infografía sobre la huella de carbono de la cadena de suministro - Van Iperen International

Para que tengan una mejor comprensión de nuestra estructura operativa, hemos mapeado el flujo de nuestra cadena de suministro. Para cada paso y cada producto, hemos calculado el impacto en nuestra huella de carbono. Esto incluye no solo nuestra propia producción y cadena de suministro, sino también la producción aguas arriba y los materiales utilizados por nuestros proveedores, así como la entrega a nuestros clientes/distribuidores por camión o contenedor. No se incluye la entrega del distribuidor al agricultor. Después del análisis, hemos clasificado estas fuentes según nuestro poder de influencia:

Nuestras emisiones de CO2 por fuente principal

Hemos identificado cuatro categorías de emisiones de carbono derivadas de nuestras actividades comerciales, que se enumeran a continuación. Calculamos las emisiones totales para cada una de estas categorías para determinar su contribución a las emisiones totales. También calculamos la emisión total por kilogramo de fertilizante vendido en el año de referencia 2021. Dado que somos una empresa en crecimiento, consideramos que lo más relevante es el impacto que la cantidad total que suministramos al mercado tendrá sobre nuestras emisiones absolutas.

https://www.vaniperen.com/es/wp-content/uploads/sites/3/2023/07/Infografia-Emisiones-CO₂-equiv.-de-Van-Iperen-International-ano-2021.png

  1. Producción: Los fertilizantes minerales, especialmente los fertilizantes nitrogenados, tienen una huella de carbono elevada, y Van Iperen no es una excepción. Los procesos de producción fueron inventados a principios del siglo pasado y requieren un alto consumo de energía. Esta categoría incluye las emisiones estimadas de carbono procedentes de la producción real de todos los fertilizantes vendidos, ya sea producidos por nosotros o por terceros, en el año de referencia. Representa, con mucho, la mayor parte de nuestra huella de carbono, un 93.29% del total de nuestras emisiones. No es una sorpresa y muestra claramente el desafío en el que nuestra industria y VII deben centrarse en los próximos años.
  2. Transporte: Esta es la segunda fuente más grande de nuestras emisiones, representando un 5.86% del total. Incluye el transporte de materias primas a nuestras instalaciones de producción y el envío de productos a nuestros clientes, incluido el transporte aguas arriba y aguas abajo por mar y camión.
  3. Embalaje: La tercera fuente es el embalaje, que sorprendentemente solo representó el 0.77% de nuestras emisiones de CO2. Esto incluye todo el embalaje de nuestros diversos productos, como botellas, latas, cajas, bolsas y etiquetas, así como paletas. Es importante destacar que los residuos de embalaje (principalmente plásticos) no solo afectan nuestra huella de carbono, sino que también ejercen presión sobre el medio ambiente en general. Por lo tanto, es una razón suficiente para reducir los residuos de plástico también.
  4. Oficina y Viajes: Nuestro cálculo incluye las emisiones de carbono derivadas de los viajes de los empleados, incluidos los viajes a la oficina y los viajes realizados en todo el mundo para trabajar con nuestros socios. Esta categoría también abarca las emisiones de carbono relacionadas con nuestras oficinas. El impacto de nuestras actividades de oficina y viajes en el total de CO2 equivalente por kilogramo de fertilizante vendido representa solo el 0.07% de nuestras emisiones de CO2. Sin embargo, cabe destacar que en 2021, nuestras emisiones derivadas de viajes de negocios fueron más bajas que en otros años debido a la pandemia de COVID-19, ya que la mayoría de nuestros empleados trabajaban desde casa.

En resumen, las emisiones sumaron 1.3 kg de CO2 por kg de fertilizante vendido en 2021. Este número es nuestro punto de referencia que deseamos reducir en los próximos años.

¿Qué acciones concretas está llevando a cabo Van Iperen?

Hemos identificado una serie de áreas y acciones clave que nos permitirán reducir drásticamente con el tiempo las emisiones de carbono generadas por nuestras actividades. Enumeramos las principales a continuación, aunque también hay muchas otras acciones con un impacto aparentemente menor.

Estamos comprometidos activamente en desarrollar nuevas tecnologías para producir fertilizantes más verdes y sostenibles y llevarlos al mercado para la agricultura de alta tecnología. Nuestros procesos de producción GreenSwitch® Nitrate y GreenSwitch® Potassium son dos innovaciones que utilizan fuentes orgánicas o subproductos con una huella de carbono cercana a cero. Estos procesos han dado lugar a la creación de dos nuevos fertilizantes: GreenSwitch® Original HG, que es el primer fertilizante líquido de nitrato de una fuente orgánica, y GreenSwitch® SOP, el primer fertilizante de sulfato de potasio que utiliza subproductos de industrias de reciclaje. La introducción de estas líneas de productos sostenibles nos ayudará a reducir drásticamente la huella de carbono promedio por kilogramo de fertilizante vendido, y aspiramos a introducir más tecnologías de fertilizantes sostenibles bajo la bandera GreenSwitch en un futuro cercano, para permitir una nutrición de cultivos sostenible sin comprometer el rendimiento y la calidad.

Además de introducir nuevas tecnologías, también estamos monitoreando y haciendo planes paso a paso para reducir la huella de carbono de nuestra línea de productos más tradicional, que aún es necesaria en el mercado. Lo hacemos en plena colaboración con nuestros proveedores y los motivamos a dar pasos por sí mismos. Reconocemos que la industria de los fertilizantes aún tiene un largo camino por recorrer y que el mundo no puede simplemente detener la producción de fertilizantes minerales con una gran huella de carbono para alimentar a la creciente población mundial.

Por último, también nos hemos comprometido a no introducir ningún nuevo fertilizante que no tenga un impacto positivo en nuestra huella de carbono en comparación con lo que vendimos anteriormente y con los estándares del mercado, ya sea de manera inmediata o en un futuro cercano.

Hemos ideado un plan para reducir nuestras emisiones de carbono derivadas del embalaje mediante el aumento del uso de plástico reciclado para nuestras bolsas y latas. El objetivo es cambiar lo antes posible, después de realizar pruebas conscientes y respetando las regulaciones para el embalaje de materiales peligrosos que algunos de nuestros fertilizantes contienen.

Dado que los fertilizantes son productos voluminosos, el transporte es necesario y tiene un impacto significativo en nuestra huella de carbono. Reconocemos que mejorar nuestra huella de carbono en esta área no está únicamente en nuestras manos y requiere la cooperación de las compañías navieras de contenedores y las empresas de transporte por carretera, entre otros. Por lo tanto, monitorearemos de cerca su progreso en la implementación de soluciones más ecológicas, como el cambio a amoníaco verde como fuente de combustible para los barcos de contenedores, y seleccionaremos y apoyaremos las mejores opciones disponibles una vez que estén establecidas. También respaldaremos y utilizaremos empresas de transporte que inviertan en soluciones ecológicas como camiones alimentados con hidrógeno verde. Dado que todo esto depende de terceros, aún no hemos incluido ninguna reducción potencial en nuestras propias metas.

La reducción de las emisiones de carbono se logrará mediante varios pasos y acciones, en su mayoría pequeñas, como actividades más online y digitales, trabajo desde casa, videoconferencias, vehículos eléctricos de empresa, etc., que se están introduciendo y aceptando cada vez más en nuestra industria.

Sin embargo, también somos conscientes de que viajar para reunirse y apoyar a nuestros clientes en el extranjero, y para presentar nuevos conceptos en seminarios y ensayos de campo, es una parte crucial de nuestro modelo de negocio y no renunciaremos a esa actividad. Por lo tanto, también hemos decidido compensar esta parte de nuestras emisiones de carbono con un programa de compensación de carbono; la elección real del programa aún está por decidirse en 2023.

Nuestras metas hasta 2030

Infografía CO₂ equiv. Tendencia de Reducción por Tonelada Producida

El problema del cambio climático no puede resolverse de la noche a la mañana, y la industria de los fertilizantes, incluida Van Iperen International, todavía tiene un largo camino por recorrer. Sin embargo, estamos comprometidos a tener éxito y aspiramos a ser líderes en nuestra industria mediante la introducción de nuevas tecnologías para producir fertilizantes más verdes (la línea GreenSwitch) y conceptos que ayuden al agricultor a mejorar su eficiencia (con P4P y otras Soluciones de Alto Rendimiento) y, por lo tanto, también su huella de carbono. Nuestro lema "¡Hagamos el cambio verde!" encarna esta misión.

En base al punto de referencia de nuestras emisiones de 2021, nuestro plan de negocios actualizado y nuestro plan de acción, la ambición es reducir nuestra huella de carbono por kg de producto vendido en más del 50% para 2030, como se muestra en la tabla a continuación: